Años de Práctica

Dicen que la excelencia se alcanza tras 10.000 horas de práctica.

No quiere esto decir que haya alcanzado dicha excelencia. Ni siquiera la habré rozado. Aún me queda mucho por aprender, mucho por vivir. Y por supuesto, mucho por padecer.

Pero, también he de decir que de un tiempo a esta parte he notado un cambio. Un cambio parecido al que viví en Australia con el inglés. Al idioma me refiero. Por aquel entonces, como por arte de magia, de la noche a la mañana, me percaté que los entendía. Después de más de tres meses viviendo en las antípodas vislumbré una alteración en mi nivel de inglés.

Pues bien, ahora noto algo parecido en el trabajo. Quizás sean los años de práctica; o que he madurado. Noto más tranquilidad, más comodidad. Me siento más seguro de mí mismo.

Puede que haya sido mi corta experiencia en el Reino Unido la que me haya otorgado este cambio. A veces pienso que pasar una pequeña temporada en un hospital inglés me ha ayudado más de lo que creía en un principio. Es posible que el hecho de sentirme un inútil (profesionalmente hablando) en Inglaterra ha conseguido que aquí, en España, me sienta más realizado, mejor profesional, mejor enfermero.

Pero también he de romper una lanza a favor de mis nuevas compañeras de trabajo; compañeras porque soy el único chico de la planta. Somos un equipo joven, con ganas de seguir aprendiendo, de mejorar día a día, pero sobretodo, de gozar de nuestro trabajo, de reír y de disfrutar.

Es evidente que me siento arropado, me siento muy a gusto en este nuevo trabajo. Esta claro, que cuando vas a trabajar sin preocupaciones, sin pensar en lo mal que lo puedes pasar, sabiendo que no tendrás problema con tus compañeras, entonces, sabes que tendrás una buena jornada laboral. Es en ese momento cuando la productividad se incrementa sustancialmente y la ansiedad se reduce.

Para terminar, he de puntualizar que siempre he tenido grandes compañeros y compañeras de trabajo allá donde han requerido mis dotes de enfermero; en el Hospital Clínico, en KLB, en MPV, y ahora, en el Hospital de Manises.

Quizás sea afortunado por encontrar tan buen@s compañer@s de trabajo que te hacen, valga la redundancia, el trabajo más fácil.

¿Quieres compartir el post?

3 comentarios

  1. eres un pelota sergio!!!!!!jaajajajaj

    nooooooooooooooooooooooooo…..ya sé que lo dices de verdad

    en fin, a ver si nos vemos de verdad, un beso!!

    vall

  2. Me alegro de que estés a gusto en tu trabajo. Comparto contigo que hay que valorar a los buenos companyeros de trabajo..un beso!Raquel (la alemana;-)

Los comentarios están cerrados.