Barbacoas, cervezas y vino blanco…

Estamos a escasos dos días para que se cumpla un mes desde mi llegada a Brisbane, a mi llegada a Australia.

El tiempo pasa realmente volando y casi sin darme cuenta ya ha pasado un tercio de lo que en principio sería el mínimo de lo que me iba a quedar por estas tierras tan lejanas. Y digo en principio porque es posible que si no supero el examen el día 12 de Diciembre, amplíe el curso un mes o incluso dos meses más. Veo que no me va a dar tiempo a ver todo lo que quiero ver, ni a visitar todo lo que quiero.

Pero esa es otra historia que contaremos en otra ocasión.

Vayamos a lo que realmente nos interesa: el resumen de la semana.

La semana comenzó muy tranquilita; el lunes no nos mostró ni un ápice de lo que nos iba a deleitar la cuarta semana. Ninguno de nosotros presagiaba una semana tan ajetreada y alcoholizada!

Digamos que el lunes fue día de clase y compras…y hasta aquí puedo leer (básicamente porque no hay nada más que contar…lo prometo).

El martes también fue tranquilo en lo que a bullicio se refiere. Algo de footing por la mañana, seguido de clase hasta las 5 de la tarde y finalmente rociado con una buena dosis de cine.

Esta semana ha tocado «Mao Last Dancer«, una historía real que cuenta el episodio de un bailarín chino que llega a EEUU y tras algunos conflictos consigue quedarse en Dallas y triunfar en el mundo del Ballet.

Y por fin llegamos al miércoles; el día transcurrió sin sobresaltos, pero al caer el sol comenzó la locura… fiesta en la UniResort con tequila, sal y limón. En total 2 botellas de tequila entre cinco personas… simplemente imaginaros nuestro estado: lamentable! Pero la fiesta no terminó ahí, no,… la continuamos en una discoteca cuyo nombre no consigo aprenderme.

Algunos tequilas más y una que otra Corona (nuestra Coronita, que por cierto aquí me sabe a miel). Entre tequila y tequila deleité a las guiris con mis memorables actuaciones y tonterias varías.

Por mucho que me vaya a la otra parte del mundo seguiré haciendo las mismas chorradas que siempre…no tengo remedio, lo siento.

El jueves había planeado una barbacoa de bienvenida a los nuevos estudiantes de EF. A las 5’30 de la tarde estábamos puntualmente en el lugar indicado… esperando la comida como auténticos leones hambrientos.

Comenzamos con el vinito blanco (alguien me puede confirmar que en España no hay Lambrusco Blanco? Porque aquí si lo hay… y es realmente una bomba, entra con una facilidad tremenda), con algunos hot dogs, pollo a la plancha, algo de carne… repetimos con los hotdogs, y continuamos repitiendo con los hotdogs… podemos también apuntar que tuvimos un pequeño malentendido con un segurata del parque donde se desarrolla las barbacoas.

Cosas del lenguaje. Pero nada de real importancia…y hasta aquí puedo leer.

Ah, No! Después de la barbacoa seguimos la fiesta en una habitación de la UniResort con más vino blanco y jugando al poker… es una pena que no nos jugáramos dinero porque arrasé!

El viernes me levanté con resaca (y ese no es nombre de mujer…) y sin ganas de ir a clase. Pero me cargué de todas las fuerzas que pude sacar y allá que me fui! Como un auténtico campeón! Por la tarde nos esperaba otra fiesta en la piscina.

Y como buenos españoles que somos decidimos hacer nuestra propia sangría para rememorar viejos tiempos en nuestra patria querida. Unas cuentas pizzas y litros y litros de vino tinto. El más peleón que encontramos! Pero el nos salió el tiro por la culata… la sangría no cumplió las expectativas y nos defraudó; eso sí, nos terminamos el cubo como unos campeones!!!! (por cierto Carlota, no se me olvida que tengo que comprarte otro cubo, don’t worry).

Después de la fiesta nos encaminamos a un pub/night-club cerca de la UniResort, nos metimos en el coche de un australiano amigo y nos fuimos a la disco. Ni que decir que el aspecto del coche en cuestión era lamentable, y la tapicería de piel de borrego no ayudaba a darle un aspecto mejor.

La disco en cuestión nos gustó bastante y una de las cosas que más nos sorprendió a Carlota y a mi fue el echo de no poder beber mientras bailas en la pista de baile… de echo un segurata enorme nos empezó a chillar y decir que saliéramos de la pista de baile.

Nuestras caras serían unos poemas porque luego nos pidió disculpas y nos contó que esa era una de las reglas del local. ¿Os imagináis que en España no se pudiéramos tomarnos nuestro cubatilla mientras nos pegamos unos bailoteos? No, no puedo imaginármelo.

La noche transcurrió con risas, muchas risas y bailes, muchos bailes. Finalmente y cansados de tanto baile nos subimos a un taxi enorme (lo menos caben 9 personas) y para casita que plou (para los nos valencianos: que llueve). La llegada a la UniResort nos deparó una última sorpresa: no sabíamos abrir la puerta del taxi!

El fin de semana decidimos tomarlo de tranqui. El sábado nos plantamos en la piscina a las 11 de la mañana y solo nos sacó de ella las ganas de comer y el echo que aquí los supermercados y centros comerciales cierran los sábados a las 5 de la tarde. ¿Alguien le ve explicación razonable? Yo no.

Ensalada fresca para comer y visita al centro comercial. El menú de la cena era lenguado al horno y sepia a la plancha. Todo esto aderezado con un buen vino blanco (eso de buen lo digo por decir…). El plan para la noche era cenita rica rica echa por el nene y juego de sobremesa (Cranium en inglés) acompañado de una copa (véase vaso de plástico) de vino… o dos, o tres. Resultado: pedo tonto, muchas, muchas risas y más, más risas.

Ni que decir que aprendimos mucho vocabulario nuevo y nos reímos más. ¿He dicho que nos reímos?

Y para terminar la semana, resaca. Y más piscina. Y bistec con ensalada y cervezas…y paseo en barco por el rio. Y paseo por lugares nuevos que aún toca descubrir. Y disfrutar.

En resumen: semana de muchas, muchas fiestas, y mucho, mucho alcohol: Tequila, vino y cervezas…

¿Qué nos deparará la semana venidera? Esto y mucho más en nuevos episodios de «La aventura ha comenzado».

Solo un pequeño adelanto de lo que puede ser el próximo capítulo: «Great Barrier Reef», «Gran Barrera de Coral»… y hasta aquí puedo leer.

Nos vemos en los bares camaradas…

Un abrazo para los chicos y Dos besos para las chicas. Os quiero y os echo de menos (pero solo un poquito, eh).

¡Únete a mi newsletter! 😎

Si quieres estar al día de todos mis vídeos, podcast y artículos, no dudes en apuntarte a mi lista de correo 👇

2 comentarios

  1. Hola!!!!
    después de leer tu última semana tengo la sensación de que estás viviendo en una serie norteamericana tipo OC, todo el día de barbacoa, y el surf, y la city…… En fin,tengo que decirte 3 cosas:

    -muy bién por el footing
    -¿qué es eso de disculparse por hacer el payaso? yo nunca me disculpo, jeje
    -yo juraría que en mercadona venden lambrusco blanco…..

    bueno, no tengo más que contarte, ya sabes, mis cosas por mail, que tú eres más exhibicionista que yo.

    UN BESO GIGANTE, TENGO AKI MI MAPA DEL MUNDO Y ME PARECE INCREÍBLE SABER QUE PODRÁS LEER ESTO DE MANERA INMEDIATA.

    UN BESO XIKET Y HASTA CUANDO TOQUE

    mua!!!

    vall

  2. Bueno, eso de manera inmediata…lo acabo de leer a día 16 de Noviembre, y es que no me avisan cuando me hacen un comentario!!!! Jajajaja.
    Pero me alegra saber que estas siguiendo este blog regularmente!!!!! Y es que eres mi primer ídolo! Yuhhuuuuuuuu….

    Y no sabía que vendían Lambrusco blanco en el mercadona…pero bueno, no te acostaras sin saber algo más.

    Y ya sabes lo que me gusta hacer el payaso! No tengo remedio ni a 17000km de distancia! Jajajajaja.

    Un beso muy gordo,

    Sergiete

Los comentarios están cerrados.