Mis amig@s «australian@s»

Quinta semana de búsqueda. No hay resultados. Pero no importa, de momento he dejado de buscar para centrarme en mi felicidad, en mi bienestar, en vivir el día a día… o al menos lo estoy intentando.

Llevamos ya cinco semanas por el continente Australiano y seguimos descubriendo nuevos lugares; esta semana ha tocado la Gran Barrera de Coral, o cómo aquí la llaman: Great Barrier Reef. Pero esta vez no vamos a hablar de este pequeño viaje dentro del Gran Viaje… eso lo dejaremos para el siguiente post, hoy vamos a hablar de otras cosas que creo interesantes.

Llegué aquí con un objetivo, bueno, unos cuantos, leáse: encontrarme a mí mismo, mejorar el inglés y trabajar como enfermero en este país… los tres objetivos siguen en marcha y estoy convencido de alcanzarlos. Vamos por el buen camino.

Antes de llegar a Australia pasé por una etapa algo oscura de mi vida, era una de mis caídas tan frecuentes y recurrentes, pero esta vez sabía como actuar y a quién pedir ayuda.

El caso es que no sabia muy bien por dónde tirar ni qué hacer con mi vida, así que me decidí por hacer un viaje, no solo hacia otro lugar, hacia las antípodas, sino, un viaje hacía mi mismo, hacia mi interior.

Me doy cuenta que ese viaje es el más complicado de toda mi vida. Pero al llegar aquí me di cuenta que iba a ser muy difícil, que nada iba a ser fácil, pero por suerte he encontrado aquí en Australia unos amigos que me apoyan en todo momento de flaqueza.

Sé que me ando por las ramas y que mi introducción es demasiado larga, pero este post esta dedicado a mis amigos «australianos»… pongo entre comillas australianos; ya sabéis que me refiero a mis amigos españoles aquí en Australia.

Ciertamente ha sido una suerte tremenda encontrarme con esta gente tan lejos de casa. El día a día es maravilloso y nos apoyamos mutuamente cuando es necesario.

Nunca pensé encontrar a tan buena gente por aquí, de echo vine con la idea de sentirme un poco solo y de añorar mucho España… pero la realidad es otra: no hay un momento del día en el que me sienta solo ni en el que añore España (bueno, quizás cuando queremos cocinar algo y buscamos algún ingrediente español); pero cuidado, no os sintáis celosos los que os habéis quedado en España, os quiero a cada uno de vosotros y seguís teniendo un hueco en mi corazón; mi corazón es lo suficientemente grande para seguir añadiendo amigos.

No hay palabras para expresar todo lo que esta gente me aporta, o al menos no sabría encontrarlas y cualquiera que pusiera, me quedaría siempre corto.

Podemos resumirlo en profunda amistad, gran compañía y un agradable cariño… sé que es poco y que merecen más, pero es solo una pequeña muestra de su valor y su aportación a mi vida.

No es necesario que diga nombres porque ellos ya saben quienes son (y además, les etiqueto en las notas…); solo espero que la gran ayuda que me están brindando sea recíproca, aunque estoy convencido que así es. Chic@s, no sabéis hasta qué punto agradezco vuestra amistad. GRACIAS.

Quizás esta nota parezca cursi y me encantaría encontrar palabras más bellas para escribir, pero se que no las necesitan, pues en lo simple esta lo bello.

Me gustaría escribir en enigmas como mi gran amigo Juanjo y el inseparable Toni, pero quizás este sea mi estilo y los enigmas el de ellos…no lo sé.

Solo espero que os haya gustado y que sepáis todos que me encuentro bien, FELIZ.

¿Quieres compartir el post?